Épocas literarias nyc electricity cost per kwh

########

Sólo se entrega ficción. Su principal finalidad es la entretención. Se destacan las tragedias griegas y romanas (Homero, Virgilio). En la Antigua Grecia se origina la tragedia (subgénero dramático) a partir de las fiestas dionisiacas, y su máximo exponente fue Esquilo. En la tragedia se plantea la incapacidad del hombre electricity word search puzzle de derrotar a su destino, y siempre vencerá la fuerza sobrehumana (dioses). La obra más representativa de esta época es “ Edipo Rey” (que narra la historia de Edipo, que mata a su padre y se casa con su madre Yocasta, quedando ciego y siendo desterrado al final). En esta época también se origina la comedia en Grecia, y trata de manera cómica sobre personajes vulgares. Sus principales representantes son Aristófanes y Plauto.

La vida se organiza en torno a Dios ( teocentrismo). La literatura tiene un carácter moralizante, uso de motivos relativos a la muerte y su concepción cristiana, la fugacidad de los valores terrenales, el sufrimiento, el amor divino y la vida de los santos. Con respecto al género narrativo, surge la novela (pastoril, picaresca y de caballería); con respecto al género lírico, en la Edad Media surge la poesía épica o cantares de gesta (poemas orales recitados por un juglar, de carácter anónimo, cuyos temas centrales son la pérdida del honor y la venganza: destaca el “Cantar del Mio Cid”, que narra la historia de un héroe español siempre fiel a su rey), la poesía lírica (expresión de la emotividad del electricity symbols ks2 worksheet emisor: surge el trovador, que le canta a una bella mujer) y la poesía religiosa (Gonzalo de Berceo, “Milagros de Nuestra Señora”); con respecto al género dramático, las obras dramáticas surgen de las ceremonias religiosas, y entre ellas destaca particularmente “La Celestina” de Fernando Rojas (narra la historia de dos jóvenes amantes unidos gracias a la dueña de un prostíbulo, cuyo amor, al final, les provoca la muerte).

Se caracteriza por el estudio de la Antigüedad clásica grecolatina. Hay una nueva visión antropocéntrica del mundo, una actitud racionalista ante la vida y una concepción abierta de esta misma. Se exalta al hombre y a lo humano. En el teatro, se evidencia la crisis religiosa de la Reforma. Surge William Shakespeare en Inglaterra y Lope de Vega y Tirso de Molina en España. La lírica desarrolla la poesía cortesana (amor inalcanzable e idealizado, al igual que la naturaleza; principal exponente:

La literatura tiende a ser depresiva y agria, hay un desencanto por el hombre y por lo humano. En la literatura española, fundamentalmente en la lírica, se encuentran electricity merit badge requirements dos grandes corrientes: conceptismo (preponderancia de la forma estética, de la métrica) y culteranismo (reacción a lo anterior, se preocupa más del contenido), el tópico más utilizado es la fugacidad de la vida; en el teatro barroco se intensifica el uso del contraste (vida / muerte, riqueza / pobreza, etc.), destaca Pedro Calderón de la Barca con su obra “La Vida es Sueño” (donde proyecta la visión de una Humanidad ideal en búsqueda de lo inmutable e infinito). En la narrativa, destaca “El Quijote” de Miguel de Cervantes.

Se busca la perfección de las formas, y el arte tiene una función fundamentalmente didáctica. En el teatro, la literatura cambia la realidad: surge Moliére, quien, en sus obras, ridiculiza a la sociedad francesa de la época, mientras que en España el racionalismo permite que Leandro Fernández de Moratín, en “El Sí de las Niñas”, muestre vicios sociales y enseñe normas de comportamiento. En la lírica, se tiende a seguir el modelo grecolatino, convirtiendo a la literatura en un instrumento pedagógico.

Predomina lo emotivo ante la razón, se muestran lugares exóticos y tétricos, el yo individual cobra importancia ante “los otros”. En el teatro, el drama romántico resalta el yo individual, expresando sentimientos. Goethe, en su “Fausto”, presenta la lucha de un hombre entre el anhelo de elevación espiritual y el apego a lo terrenal. En España destaca José Zorrilla, con su “Don Juan Tenorio”, que simboliza al hombre libre, individualista, aventurero y rebelde que sólo grade 9 electricity test aspira a gozar del amor y del mundo. En la lírica, se expresan sentimientos humanos, se describen lugares tenebrosos (castillos en ruinas, mares enfurecidos), destacando Lord Byron, Schiller y Gustavo Adolfo Bécquer.

Es una manifestación del mundo burgués en la literatura. Se aprecia una valoración la realidad externa y la primacía del objetivismo. Manifiesta la función mimética (imitar la realidad) y social. En la narrativa, destacan “Martín Rivas” de Alberto Blest Gana. En el teatro, las obras dramáticas son una expresión crítica de la sociedad. Henrik Ibsen, en “Casa de Muñecas”, denuncia la esclavitud de las

El Modernismo es un movimiento lírico propiamente latinoamericano, que busca la renovación temática, dando cabida a lo exótico y oriental (princesas, castillos y lagos encantados). Tiene un estilo refinado y cuidadoso en la forma, uso de símbolos propios gas bloating pain de la Antigüedad clásica. Su principal exponente es el nicaragüense Rubén Darío (“Azul”).

– Dadaísmo: plantea que no hay verdades indiscutibles. Hay una pérdida de los valores tradicionales (producto de las guerras mundiales) y un rechazo a los modelos ya establecidos. El dadaísmo se manifiesta especialmente en el teatro, donde surgen dos corrientes: el teatro épico (crítica al sistema social vigente: Bertolt Brecht) y el teatro del absurdo, el cual presenta una visión deformada de la realidad, mostrando a la sociedad con sus defectos y rasgos de deshumanización (destacan Eugenio Ionesco con “La Cantante Calva” y Samuel Beckett con “Esperando a Godot”). Incluye al nihilismo, que plantea una filosofía radical, rechazando los valores positivos, no se cree en nada.

– Boom Latinoamericano: movimiento que surge con fuerza en la década de los 60; toma como elementos constitutivos a las novelas anteriores de los escritores latinoamericanos (novela social, indigenista), fusionándolos con elementos mágicos propiamente latinoamericanos (Realismo Mágico). Se consolida la novela latinoamericana. Destaca Gabriel García r gasquet tennis Márquez (“Cien Años de Soledad”).

La primera obra considerada literatura chilena son las “Cartas” de Pedro de Valdivia al rey Carlos V. Entre el siglo XVI y XVII, Alonso de Ercilla escribe el poema épico más importante de la lengua castellana: “La Araucana”, Pedro de Oña hace lo mismo con su “Arauco Domado”, y Francisco Núñez de Pineda y Bascuñan (“El Cautiverio Feliz”). Gracias a Camilo Henríquez, en el siglo XIX, surge el periodismo político con el primer diario “La Aurora de Chile”.

El movimiento de 1842 es el primer intento por afirmar una literatura nacional. De este movimiento, en poesía, se destacan: Salvador Sanfuentes (Inami), Guillermo Matta (Poesías líricas), Guillermo Blest Gana (Armonías) y José Antonio Soffia (“Hojas de otoño”); en narrativa, José Victorino Lastarria (Peregrinación de una vinchuca), Alberto Blest Gana (Martín Rivas) y Vicente Pérez Rosales (Recuerdos del Pasado); a finales de siglo, Rubén Darío renueva la lírica (Modernismo). El siglo XX se destaca por la aparición gas turbine del criollismo, representado por Baldomero Lillo (“Sub-Terra”) y por la fuerza que cobra la lírica, con exponentes como Pablo Neruda y Gabriela Mistral. En narrativa, Manuel Rojas (“Hijo de ladrón”), María Luisa Bombal (“La amortajada”), José Donoso (“El obsceno pájaro de la noche”); en poesía, además de los ya mencionados, Nicanor Parra (“Poemas y antipoemas”), Gonzalo Rojas (“Contra la muerte”), Jorge Teillier (“Muertes y maravillas”), Raúl Zurita (“Purgatorio”); en el drama, Luis Alberto Heiremans (“El tony chico”), Egon Wolff (“Álamos en la azotea”), Jorge Díaz (“El cepillo de dientes”).