Jimmy morales pediría a onu salida de iván velásquez de la cicig – página 89 – velocidadmaxima.com c gastritis der antrumschleimhaut

################

A falta de verdad y reflexión, el Estado guatemalteco ha llegado al extremo de fanatismo que merece la frase “más papistas que el Papa”; va más lejos que el propio imperio. Lo que no hicieron las dictaduras gas x ultra strength during pregnancy de América del Sur que aplicaron “terrorismo de Estado”, que no aprobaron leyes de amnistía para criminales de lesa humanidad, lo promueve acá una banda de diputados y diputadas, en contubernio con los presidentes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, para amnistiar a criminales, delincuentes y corruptos, incluidos ellos mismos. Se trata, entre otras cosas, de una autoamnistía anticipada, para reafirmar a Guatemala como el “país de la eterna impunidad”.

Trump, en sus acciones contra Venezuela, cuenta con Jimmy para decir lo que él se reserva y llegar mucho más lejos. Guatemala se ha ofrecido como ariete para intentar socavar el prestigio y la legitimidad de la ONU. Desde e85 gas stations in san antonio tx que el gobierno se lanzó contra Iván Velásquez y la CICIG, en una supuesta defensa de la “soberanía nacional” –que es negada por su sumisión incondicional a Estados Unidos- ha ido escalando sus ataques contra las Naciones Unidas, en su conjunto, y particularmente contra todos los organismos que osan criticarle. El Ejecutivo miente y actúa contra la CICIG y, ahora, después de recibir fuerte llamado de atención, trata de desprestigiar a la señora Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos. La infame presentación de Jimmy ante el Grupo de Lima lo ha hecho verse electricity fallout 4 tan títere e ineficiente como Luis Almagro y el Grupo es ya motivo de escándalo. Con excepción de México, todos sus integrantes son cuestionados por su comportamiento antidemocrático. Critican a Venezuela porque al intentar Estados Unidos introducir “ayuda humanitaria”, que era una maniobra ag gaston birmingham política de intervención para fomentar la violencia en el país, las fuerzas de seguridad venezolanas utilizaron gases lacrimógenos y balas de goma para repeler a invasores y agresores armados. En la frontera entre México y Estados Unidos, la Patrulla Fronteriza ha utilizado exactamente lo mismo para alejar de la frontera, del lado mexicano, a familias migrantes desarmadas, con niños y niñas. Toda manifestación en Santiago y otros lugares de Chile siempre termina con los Carabineros lanzando gases lacrimógenos, agua y balas de goma contra la misma. Que se sepa, el Grupo de Lima no ha abierto la boca, como tampoco lo ha hecho para exigir a Honduras que renuncie el gobierno y se convoque a nuevas elecciones, por haber sido Hernández un candidato inconstitucional y haberse robado las fuerzas armadas la elección. Es la esencia de la indecencia gas oil ratio formula y la hipocresía. Existe tal reacción a las intenciones de invadir militarmente a Venezuela, sin embargo, que el propio Grupo de Lima descartó ya la opción militar. El intento de apoderarse de Venezuela por la fuerza ha logrado que la gente, aún los críticos de la Revolución Bolivariana, reconozca la locura de la intervención militar y la necesidad de rechazar el imperialismo estadounidense del siglo XXI. Esta payasada ha terminado y es tiempo de dejar que electricity and magnetism worksheets 5th grade sean las y los venezolanos quienes encuentren la salida a la crisis.

A la vista de todos están los hechos de que, por un lado, el presidente de la República se declara defensor de la soberanía nacional, procurando la expulsión de la Cicig y que, por el otro, se realizan constantes esfuerzos diplomáticos y de lobby, buscando el respaldo de órganos, instituciones o funcionarios de otros Estados (principalmente de los Estados Unidos).

Ignoro si como resultado de esos esfuerzos, o motu propio, se haya producido una carta suscrita por algunos representantes al Congreso de los Estados Unidos, dirigida al secretario de Estado, en la que, de acuerdo con lo publicado por este diario (edición quadcopter gas motor del 2 de marzo), “respaldan la decisión del presidente Jimmy Morales de terminar con el mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), como una muestra de la lucha ‘por la soberanía de Guatemala’…”

Según yo lo veo, esa carta es una forma de injerencia extranjera en los asuntos de la República de Guatemala, del mismo modo como se han presentado, por algunas personas, las declaraciones de la representante al Congreso de los EE. UU., honorable señora gas out game directions Norma Torres. Así, me parece un contrasentido que, por un lado, se acuse por parte del Gobierno que la permanencia de la Cicig es una violación a la soberanía de Guatemala y, por la otra, se busque tan afanosamente, por el mismo Gobierno, en el extranjero, algún tipo de respaldo o de reconocimiento por sus acciones chapter 7 electricity.

El tema de la constitucionalidad y, como parte de ella, de la soberanía de la República de Guatemala, respecto del acuerdo de creación de la Cicig, se consultó por el Congreso de la República a la Corte de Constitucionalidad en 2007. A raíz de esa consulta, la CC emitió la opinión consultiva que obra al expediente 791-2007, de 8 de mayo de 2007 y, a lo largo de 18 páginas (en la versión electrónica), analiza en detalle casi cada uno de los artículos del mencionado acuerdo internacional.

De esto hace 12 años y los miembros de la CC eran otros juristas diferentes de los que actualmente integran ese alto tribunal. Se consultó, entre otras cosas, si es constitucional el contenido del acuerdo para el establecimiento de la Cicig y, en el punto “1.”, la CC hace referencia a las normas constitucionales que definen al Estado como “soberano electricity bill cost” y que estatuyen el principio de legalidad, como condición para el ejercicio de las funciones públicas. Por tanto, la Corte tuvo presentes, específicamente, dichas disposiciones constitucionales.

La CC opinó que el acuerdo internacional de creación de la Cicig “resulta constitucional” y sostuvo también que “…la creación de un ente que apoye en labores de investigación al Ministerio Público, en delitos de acción pública, no conlleva violación constitucional, ni legal gas jewelry alguna…” (Punto 1.1) En cuanto a la naturaleza de dicho instrumento, la CC indicó con toda claridad que “…es un acuerdo internacional, razón por la cual las normas aplicables para su aprobación son las relacionadas con la aprobación de tratados y acuerdos de carácter internacional…”.

Como escribí en un artículo de por aquel electricity icons free entonces, publicado por Siglo Veintiuno, en mi opinión la CC salvó con acierto la soberanía de la República, porque se tomó el cuidado de indicar con todo detalle los límites, el modo, las condiciones y con qué alcance podían interpretarse y aplicarse las disposiciones del tratado que vincula al Estado de Guatemala y a la ONU, y habiéndose pronunciado ya el Tribunal Constitucional del Estado, ninguna falta hace al Gobierno de la República buscar opiniones en otras partes como pautas que guíen su acción.