Pib-real del tercer trimestre de 2018 3 gases in the air

###########

El Dane reveló que el PIB-real se expandió a un moderado ritmo de 2,7% anual en el tercer trimestre de 2018 (vs. 1,7% en 2017). power quiz questions Dicha cifra resultó inferior a la proyección de Anif (3,1%) un trimestre atrás y no logró siquiera tocar la cota inferior de nuestro pronóstico (2,8%). La recuperación del PIB-real a solo 2,5% anual en el acumulado enero-septiembre deja mucho que desear y, a nivel sectorial, continúan siendo preocupantes las contracciones de minería y construcción.

Las principales sorpresas negativas del tercer trimestre provinieron de: i) agro (0,1% observado vs. 2,9% proyectado), donde los cultivos agrícolas resultaron afectados por la caída de la producción cafetera, por los excesos de lluvias; ii) actividades financieras (1,7% observado vs. 4,5% proyectado), por la desaceleración de la cartera crediticia; y iii) minería (1% observado vs. 1,7% proyectado), por la pobre expansión en hidrocarburos y la marcada contracción del carbón.

La sorpresa positiva vino de la construcción (+1,8% observado vs. -1,4% proyectado), gracias al repunte de las edificaciones, contrarrestando la caída en obras civiles. También se observó alguna recuperación en electricidad-gas-agua (3% observado vs. 1,4% proyectado), gracias al rubro de energía, impulsado por el marginal repunte de la industria.

Nuestra batería de indicadores líderes ALI (Anif-Leading-Index) nos permite avizorar expansiones de 3% en el último trimestre (en el rango 2,8%-3,2%). Con ello, el crecimiento del PIB-real para 2018 llegaría a 2,7%. De forma similar, hemos optado por mantener nuestra proyección de 3,3% para 2019. u gas station near me Sin embargo, esta cifra encierra una alta incertidumbre por: i) la elevada volatilidad en los precios del petróleo, y ii) las dificultades para corregir los déficits gemelos, ya que el externo estaría cerca de 3,6% del PIB y el fiscal enfrenta dificultades para bajar del 3,1% hacia 2,4% del PIB (de la Regla Fiscal) como consecuencia del recaudo estancado en 13,6% del PIB.

El panorama externo no será favorable en 2019. Si bien en 2018 la economía de EE.UU. habría crecido 2,9%, para 2019 se pronostica una desaceleración a 2,4%. a gas station near me Al interior del mundo emergente, las economías más afectadas han sido las frágiles de Turquía, Argentina y Brasil. Colombia ahora luce más frágil por cuenta de los déficits gemelos y un precio del petróleo que seguramente estará promediando entre US$70-75/barril-Brent.

El crecimiento estuvo liderado por: i) servicios sociales; ii) comunicaciones repuntando, aunque su ponderación es solo de 3% al interior del PIB); y iii) las actividades empresariales. En el caso del primero, el impulso siguió proviniendo de la administración pública-defensa, tras la finalización de la Ley de Garantías. En actividades empresariales se destacó el repunte de las profesionales-científicas-técnicas, atribuible al impulso de los precios de los commodities.

La demanda interna se desaceleró hacia 2,9%. gas and bloating pain Si bien se tuvo un favorable desempeño del consumo tanto público (4,5% anual) como privado (3,2%), la inversión (FBKF) se desaceleró hacia expansiones de solo 0,7% anual (vs. 4,5% un año atrás). Lo paradójico es que esta se explica por caídas en la inversión en edificaciones, tanto residenciales (-1%) como no residenciales (-0,7%). De esta manera, la relación FBKF/PIB se mantuvo en el bajo nivel de 23%, creciendo a ritmos cuasi nulos (0,4% anual) durante 2016-2018. Esto explica en buena medida la caída en el potencial de crecimiento del 4,5% anual de años atrás hacia 3% anual durante 2015-2020.

Hemos visto cómo la economía colombiana viene registrando una moderada recuperación, pero sin que ello nos esté llevando siquiera a los nuevos valores de potencial de crecimiento del 3% anual. yoga gas relief pose Habrá quienes seguramente encontrarán consuelo al saber que este crecimiento esperado del 2,7% en 2018 estará superando el pobre desempeño de América Latina de 1,2%, pero esto se explica por los pobres registros de México (+2%), Brasil (+1,2%) y Argentina (-2,7%).

Particular presión se sentirá de cara a 2019 por cuenta del complejo entorno global y de la volatilidad en el precio del petróleo (según lo arriba comentado). Mal haría la Administración Duque en fincar sus esperanzas de recuperación en expectativas de un petróleo de +US$85/barril-Brent. No: el crecimiento de Colombia debe buscarse y asegurarse por la llamada “vía orgánica” de la recuperación de la competitividad y la productividad, la cual no se logra de forma fantasiosa con más perforaciones de la estructura tributaria (ello, por el contrario, aseguraría la pérdida de nuestro Grado de Inversión).